Cabildo de Buenos Aires

El día 19 de agosto visitamos el Museo Histórico Nacional del Cabildo y de la Revolución de Mayo. Un edificio del siglo XVIII asiento de la Institución Cabildo de Buenos Aires de 1580 a 1821 y que fuera escenario de la Revolución de Mayo. Nuestra guía, Julieta, de la Asociación de Protectores y Amigos del Cabildo, hizo que las mujeres, ausentes en el discurso museológico, aparecieran tan solo invocando su ausencia. Ya que cabildantes únicamente podían ser ´varones, blancos (españoles) y propietarios. También cuando visitamos el calabozo de Cabildo, aludió a los castigos que ´ellas´ allí sufrían por delitos de adultero, de los que se libraban sus esposos en idénticas situaciones y por ´mal opinadas´ (prostitutas).

 

 

 

 

 En 1810 casi todo el territorio español estaba en poder de los franceses. En América las noticias de Europa causaban inquietud porque la derrota de España dejaría sin gobierno a sus colonias.

En mayo de 1810 se conoce la noticia cierta de la derrota de España y grupos criollos comienzan a hegemonizar la situación política que culmina con la convocatoria al Cabildo Abierto del día 22 de mayo, se destituyó al virrey creándose el 25 de mayo la Prime Junta de Gobierno. Dichos acontecimientos tuvieron sus antecedentes en el levantamiento indígena de 1780 de Micaela Bastidas y Tupac Amaru, cómo así también la victoria popular sobre el intento frustrado de las Invasiones Inglesas.

 

 

 

 

 Recorrimos el  Convento de Santo Domingo en el casco histórico de la ciudad (San Telmo), donde descansan los restos de Manuel Belgrano y también se encuentran las banderas que, como “trofeos de guerra”, fueron tomados a los británicos durante la Defensa y Reconquista de Buenos Aires durante las Invasiones Inglesas. Pero aún no encontramos las figuras de Manuela Pedraza o Martina Céspedes, heroínas de esos gloriosos días.

Luego visitamos la casa del Virrey Liniers donde, actualmente, se realizan trabajos de Arqueología Urbana recuperando los vestigios materiales de la colonia.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *


*