Manzana de las Luces

El lunes 27 de agosto visitamos lo que se conoce con el nombre de Manzana de las Luces, comprendida entre las calles Alsina, Moreno, Bolívar y Perú. Fue históricamente sede de instituciones coloniales y escenario del proceso histórico de la formación dela Nación Argentina en sus rasgos político, cultural, educativo y religioso.

Seguimos atentamente los relatos de nuestra guía, quien nos relató que cuando Juan de Garay llegó a estas tierras, trazó por primera vez la cuadrícula de la que estaba destinada a ser ciudad dela Trinidady Puerto de Buenos Aires, quedando marcado el emplazamiento que daría origen a la secular Manzana de las Luces. El 20 de agosto de 1662, se sumó a la actual Manzana de las Luces el Colegio jesuita de de San Ignacio, cuya edificación definitiva se completó  hacia 1729.

La Procuraduría de Misiones, cuyas oficinas estaban ubicadas en el sector norte dela Manzanade las Luces, en las calles Perú y Alsina, se encargaba de administrar y capitalizar los beneficios del comercio de las misiones jesuíticas  y también de alojar y mantener a los indígenas de las reducciones que traían a Buenos Aires para trabajar.

Observamos con detalle la Sala de Representantes (lo que sería hoy el Congreso de la Nación), que funcionó como tal desde el 1º de mayo de 1822 hasta fines del siglo XIX viviéndose en ella momentos importantes de nuestra Historia como la jura del primer presidente Bernardino Rivadavia y la asunción de Juan Manuel de Rosas como Gobernador de la Provinciade Buenos Aires, por mencionar solo algunos. Si bien allí no actuaron políticamente en aquellos días las mujeres, sí ha sido escenario desde el 2007 de actividades del Museo de la Mujer, como por ejemplo la muestra plástica de “Mujeres de la Tierra” de la pintora Ana Candiotti y la presentación del libro “Juana Azurduy y las mujeres en la revolución altoperuanade la historiadora Berta Wexler.

Junto a una delegación de bulliciosos escolares, recorrimos la red de túneles construidos entre los siglos XVII y XVIII, que por entonces unía de manera subterránea las iglesias, los edificios públicos y el Fuerte, a cinco metros de profundidad y excavados directamente en la tosca, con zapa y pico. Finalizamos nuestra visita conociendo las bóvedas de las galerías y patios interiores.

Compartimos la visita www.manzanadelasluces.gov.ar

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *


*